Next Euskadi

Sala de Prensa

01/04/2017

Las instituciones homenajean a los “16 asesinados de Azazeta” en el 80 aniversario de aquellos crímenes franquistas

El lehendakari ha presidido el acto, en el que han tomado parte el presidente de las Juntas Generales de Álava, el diputado general, el alcalde de Vitoria-Gasteiz y distintos representantes locales “Mantenemos viva su memoria y reafirmamos nuestro compromiso con sus ideales y valores: convivencia y derechos humanos; democracia y libertad”, ha destacado Iñigo Urkullu

rss Ezagutzera eman

DESCARGAR IMAGEN

DESCARGAR VÍDEO

COMPARTIR VÍDEO

Las Juntas Generales de Álava, la Diputación Foral y el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz han recordado hoy a los “16 asesinados de Azazeta”, con motivo del 80 aniversario de aquellos crímenes franquistas. El lehendakari Iñigo Urkullu ha presidido el homenaje, en el que han tomado parte, además, el presidente de las Juntas Generales de Álava, Pedro Elosegi; el diputado general, Ramiro González; el alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran; y distintos representantes locales. Con este acto, además de rememorar aquellas 16 personas, se ha querido conmemorar a todas las víctimas de la dictadura franquista del territorio histórico de Álava.

En su intervención, el  lehendakari ha recordado que las 16 personas asesinadas en Azazeta “no fueron ni las primeras ni las últimas”. Según ha explicado Iñigo Urkullu, este acto trata de recordar y homenajear “a todas las víctimas de la dictadura franquista en el territorio histórico de Álava” por “su compromiso y lealtad con la democracia y la libertad”. “Mantenemos viva su memoria y reafirmamos nuestro compromiso con sus ideales y valores: convivencia y derechos humanos; democracia y libertad”, ha apuntado el lehendakari en el acto celebrado en Azazeta.

Los fusilamientos de Azazeta de la madrugada del 31 de marzo al 1 de abril de 1937 fueron ordenados por el General Mola en su visita a Vitoria-Gasteiz el 27 de marzo, con el objetivo de ultimar la inminente ofensiva de las fuerzas sublevadas franquistas contra Bizkaia (Durango, Gernika, etc.). Con estos fusilamientos, además de querer mantener atemorizada a la población alavesa, se quiso también lanzar un mensaje de advertencia y terror dirigido a Bizkaia y a las fuerzas políticas contrarias a los sublevados. Por ello, los 16 asesinados, personas comprometidas políticamente, representaban a distintas corrientes ideológicas y formaciones políticas del momento que se oponían a la sublevación. Las personas fusiladas fueron:

  • Teodoro González de Zarate, alcalde de Vitoria-Gasteiz, afiliado a Izquierda Republicana.
  • Francisco Díaz de Arcaya, tornero, concejal de Vitoria-Gasteiz, afiliado al PSOE.
  • José Luis Abaitua Pérez, burukide del ABB, EAJ-PNV.
  • Víctor Alejandre, de Valdegovía, militante del Partido Republicano Radical Socialista.
  • Eduardo Covo González, vitoriano, empleado de Telégrafos.
  • Jaime Conca Amorós, aceitunero vitoriano.
  • José Domingo Elorza San Vicente, pintor vitoriano, afiliado al PSOE.
  • Constantino González Santamaría, barbero vitoriano.
  • Francisco Garrido Sáez de Ugarte, ajustador, de Apellaniz, afiliado a CNT.
  • Prisco Hermua Arrízola, jornalero vitoriano afiliado a CNT.
  • Antonio García Bengoetxea, mecánico vitoriano.
  • Jesús Estrada Ábalos, mecánico y afiliado al PCE.
  • Daniel García de Albéniz Azazeta, labrador de Maestu, afiliado CNT.
  • Manuel José Collel Aguilá, ferroviario vitoriano afiliado a Unión Republicana.
  • Manuel Hernández Ibañez de Garaio, ferroviario vitoriano.
  • Casimiro Cerrajería Zarranz, pirotécnico vitoriano afiliado a UGT.

Las 16 personas se encontraban detenidas y encarceladas en la prisión provincial de Vitoria-Gasteiz, que se situaba en el punto donde se cruzan la calle La Paz y la calle Postas. La noche del 31 de marzo fueron puestas en libertad por mandato del delegado de Orden Público. Pero, en el exterior de la prisión, fueron de nuevo detenidos por un grupo guardias civiles, requetés y falangistas. Los ataron codo con codo para, seguidamente, subirlos a dos vehículos dispuestos para la ocasión. La comitiva abandonó la ciudad y se encaminó hacia Estella. Se detuvo en el punto kilométrico 16 de la carretera A-132. Una vez abandonados los vehículos, los paseados fueron llevados, monte arriba, a un lugar situado aproximadamente a 70-80 metros de la cuneta derecha. Allí los fusilaron, sin juicio previo, y fueron semienterrados en una fosa cavada previamente. 

La ejecución fue silenciada por la prensa local, pero la noticia de la barbarie, así como la identidad de las víctimas, se difundieron rápidamente y conmocionaron a la ciudad.

El impacto de los asesinatos de Azazeta pudo provocar el replanteamiento de las  formas de represión de las fuerzas franquistas, sustituyendo, en parte, los paseos y los asesinatos por el asesinato legal, mediante fusilamiento, de los presos previamente condenados por la justicia militar previo consejo de guerra.

Los restos de Teodoro González de Zarate, José Luis Abaitua, José Collell Aguilá y  Manuel Hernández fueron sigilosamente exhumados y enterrados en el cementerio de Santa Isabel de Vitoria-Gasteiz en 1939 por el sacerdote Pedro Anitua. Los otros 12 se encuentran enterrados en El Salvador tras su exhumación en 1978.

Next Euskadi